La Siembra

IMG-20140810-WA0002

Tengo una astilla clavada
en lo más profundo de mi corazón.
Yo pensaba que me querías,
pero soy un iluso por creérmelo.

No entiendo a las mujeres
que callan, por no decir ¡no!.
Piensan lo contrario,
y hacen sufrir al amado.

Algún día, el amanecer se irá contigo.
No seré yo el responsable
de tú haberlo decidido.
Sonarán las campanas, para alegrarte el camino.

Quiero arar el rastrojo de tu corazón
con los bueyes de la ilusión.
Quiero sembrar el trigo, la vid y el olivo
y que sea yo, quien recoja la cosecha solo para mí.

El color del pan será especial,
por la harina de tu costal.
Tiene el amor embrujado
que nos va a alimentar.

Seré feliz y dichoso
si los campos los riegas con tu bondad,
yo seré tu ayudante,
pero sin cobrar.

Tu amor fermenta
en el trujal de tu cariño.
Sacarás el mejor vino,
para emborracharnos sin perjuicio.

Tenemos el pan y también el vino, para seguir nuestro camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s