El Rechazado

Al rechazarme como amado, 
me abriste una herida de ingratitud, 
que me supura rencor y pena.
Hoy voy andando entre la gente, 
sin percatarme de mi gran suerte.

Mi alma silenciosa me aconseja, 
borrarte para siempre de mi mente.
Abandonar el cariño que te tenía,
ignorándote, vacía para siempre.
No hay razón, para que ensucies mi corazón.

Voy vagando con mis desconsuelos,
con mis tristezas y mi poco aliento.
Quiero llegar lejos pero no puedo.
El dolor es más fuerte que mi aguante,
sin saber, que poco a poco mi amor muere.

Tú que eras la musa de mi talento,
que me dejabas besar tus labios
y acariciar tus bonitos pechos.
Que fingías placer en nuestros encuentros.
Ahora pienso, que fueron una farsa tus sentimientos.

Quería llamar tu atención amorosa,
sin saber que ya no pensabas en mí.   
Me perfumaba alma y cuerpo para verte,
sin pensar que tenías otro, lejos de aquí.
Siempre el rechazado, tiene algo que aplaudir.

Creía ver tu rostro apasionado y bello,
al hablarme de amor y sentimiento.
Me doy cuenta de lo embustera que fuiste.
Qué triste tiene que ser para ti, el pensar, 
que mi olvido es más fuerte que tu recuerdo.

Esparcí mis desconsuelos como la paja al viento.
Nunca supe de ella ni de sus malos sentimientos.
La indiferencia impera en mi corazón sediento.
Dejo de estremecer mi cuerpo y de sentir mi soledad.
Ahora estoy lleno de felicidad, por la suerte que tengo.

Anuncios

2 comentarios en “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s