Poemas agridulces IV

Qué triste es no entender,
lo que uno no quiere ver
y anteponer un pensamiento,
que siendo equivocado, se ve claro.

Quiero vivir mi realidad
y que nadie me pueda engañar.
Nada puedo resistir que venga del mal,
mi fragilidad es tal, que me pueden dañar.

Con dos sonajeros en las manos,
voy produciendo mucho ruido,
ahuyentando así los malos espíritus.

Nada quiero que se pueda malograr.
Salgo de la oscuridad, porque me puede blanquear.
Tendré paciencia con el mal, que pronto acabará.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s