Tú insolencia.

Necesito creer, en los ojos que me miran,
en la voz que me susurra 
y en los oídos que me escuchan.
Quiero entender, que mi pasión resucita sentimientos.

Quiero ser como ese viento,
que no se ve pero se siente,
cuando acaricia mi cuerpo
y escucho tu perdón y tu respeto.

Tengo tantos deseos de amarte, 
que mi atadura es tu existencia.
Considero que siento tu perdón,
porque ahora cicatrizan mis heridas.

No quiero oír las voces que lastiman.
Esas que perduran en el tiempo y en tu alma,
como burla a todo lo prometido anteriormente
y ofensa a tus valores sagrados de la dignidad.

Tú nsolencia,
es impropia de una persona con sapiencia.
Dilapidaste tu mucha riqueza,
esa que era más importante que tus juergas.

Tú entretuviste tus buenos tiempos,
en no haber ahorrado tu beneficio.
Porque el sentimiento amoroso,
te enriquece el deseo y el cariño.

Las promesas que no se cumplen,
quedan tiradas en el recuerdo
y si son de amor puro y verdadero,
se sienten por un largo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s