Claveles Blancos

Zigzagueando voy corriendo
para no dejarme alcanzar.
No quiero consumir drogas,
porque me persigue la cárcel,
el hospital y el más allá.

Qué pena da, sufrir la desgracia
de un familiar… Un amigo…
¡Todos en general!
Verlos tirados encima de los líquenes,
como colchón bueno para descansar.

Te gritan los sentimientos,
de todos que te quieren de verdad.
No escuchas lo que te dicen.
¡Te avisan del mal!
A ti, te da igual.

Te refugias en tu aislamiento,
andas vagando de aquí para allá,
no prosperas en tu recuperación,
no tienes vuelta atrás.
Tienes aspecto de acabar fatal.

La soledad que tú has elegido,
la empleas para hacerte perjuicio,
no te dejas ayudar para florecer.
Tu ánimo se marchita,
por la oscuridad del querer.

Nada se puede hacer
cuando no te dejas ayudar.
Todo lo vives mal,
sufres espasmos por la droga
y tu mala decisión.

Dedicado a un amigo que se fue,
porque él lo había decidido así.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s