Ilusión no correspondida

 

Entre lágrimas me encuentro
por no ser correspondido.
Hice todo lo posible por amarte,
pero fue inútil mi sentimiento
pues tú, tenías decidido
no aceptar el ofrecimiento.

Tengo fuerzas para hacerlo,
quiero darte la justificación por mi ausencia
y también por mis silencios.
Estoy curando las heridas sufridas,
por la frustración, el sufrimiento y los sentimientos.
Ahora estoy mal y sin remedio.

Amor, eres una mujer increíble,
te lo he recalcado muchas veces,
sana, buena, excelente, bondadosa,
digna de encontrar un hombre que te quiera,
te haga feliz y sea tu pareja.
No lo pude conseguir, aunque en algún momento me lo creyera.

Tus atenciones siempre fueron de mucho afecto como amiga.
No comprendo la amistad entre un hombre y una mujer.
Me cuesta disociar dónde termina ser amiga y empieza ser pareja,
si no es, porque en está se comparte la sexualidad de ambos.
Cada día, veía como me supuraba la herida que me producías
en mis deseos.

Te decía que te quería y tú no respondías,
sonreías y otro día sin confirmar la pregunta mía.
Recuerdo la cara que ponías y consentías.
Me sentí arropado en tus aprecios,
percibí amistad de entretenimiento,
advertí en tu mirada tus sueños.

Recibí gestos que me aproximaban a tus sentimientos,
pero nunca me confirmaste, ¡Adelante con el cortejo!.
Nos conocimos hace tiempo, pensaba que era el momento,
para recibir una muestra de amor y sentimiento.
Me estaba consumiendo en mi dolor, al no ver acercamiento.
Quizá sea mi apreciación, no te comprendo.

Amor, no supe entender tu lenguaje corporal,
tu forma de expresión, ni tus tiempos.
Pero tienes que saber,
que te quiero con todo mi cuerpo
y me tienes que disculpar por hacerlo.
Todos los días te recuerdo,todos los días te siento.

Te buscaré y saldré a tu encuentro,
si tú decides declararme tu sentimiento.
Ahora estoy triste y sin consuelo.
Necesito que me digas lo que piensas de lo expuesto.
Usa la sinceridad, la claridad y el deseo,
pues quiero saber por dónde vas y determinar lo nuestro.

Comprenderé cualquier decisión,
cualquier determinación que tú tomes,
pero tienes que saber, que te quiero,
que siento, sufro y me desespero.
Nunca te quise declarar mis sentimientos más allá de lo hablado,
pero tienes que perdonarme si consideras un atrevimiento lo declarado.

No quiero que pienses, que mi amor ha muerto.
Tengo que saber a qué atenerme,
porque te sigo queriendo.
Nos prometimos ser sinceros.
Ibas marcando los pasos,
a lo largo de nuestro camino.

Te seguía en busca de tu amor imposible,
una tarde de otoño, en una playa escondida.
Cuando creí estar enamorado
por las conversaciones tenidas,
vino una ola maldita
y borró las huellas de tu huida.

Te quise buscar para encontrarte,
pero no fue posible hallarte.
En mi, todo fue una ilusión desvanecida.
Siempre que tú quieras,tendrás un buen amigo,
que empezó a quererte y hoy está entristecido.

  Confesión de un arrepentido

 

Dedicado a todos los hombres, que por error,
no atendemos lo mas noble y sagrado que tenemos.
La esposa, madre de nuestros hijos.

Érase una vez, un galgo que perdió la carrera.
Su dueña lo abandonó y lo dejó solo y sin amor.
Esta es la circunstancia de nuestro desencuentro,
que a partir de hoy, es historia de amor.

Yo, como cada día después del trabajo,
acudía puntualmente al auditorio,
para oír sinfonías, fugas y sonatas,
que de forma magistral interpretaba la orquesta.

En este tiempo, me evadía de problemas y preocupaciones.
Era el lugar donde tranquilizarme, sosegarme y disfrutar.
No faltaba nunca con ilusión y muchas ganas.
Ajustaba mi agenda, para poder asistir, al resultarme sumamente placentero.

A veces en silencio pensaba, que sin ese mi “universo musical” no podría vivir.
De hacerlo, sería de forma circunstancial.
Tenía como sitio habitual una butaca, que elegí de forma meticulosa.
Hice coincidir visibilidad y sonoridad óptimas.

Permitiéndome disfrutar de la virtuosidad de los músicos
y de los matices más delicados de las obras.
Una tarde dejaron de sonar los violines poco a poco,
muy despacio, rozando la exquisitez del silencio.

Gracias al trabajo ejecutado por el resto de los músicos, no lo advertí.
Al poco tiempo, enmudecieron los pianos,
pero la orquesta, seguía llevando adelante
sinfonías, sonatas, minuetos, y tocatas.

Por tanto, no le di importancia a lo evidente.
Se había producido un inesperado empobrecimiento musical.
Oboes y trompetas no tardaron en callar.
Se fueron de puntillas, evitando desafinar.

Seguían hablando arpas y bajos,
hasta que cansados de tomar el protagonismo
del resto de instrumentos ausentes,
decidieron abandonar.

Como cada día, acudí puntual a la cita,
pero solo encontré en el escenario,
un atril sujetando una solitaria partitura.
Las sillas estaban vacías y los instrumentos enfundados.

Lógicamente el director de orquesta,
me explicó muy apenado, que no habría concierto,
que la obra era estupenda,
pero no tenía quién la interpretara.

Estaba ya muy cansado, de reescribir
y modificar melodías tonos y claves,
para suplir a los instrumentos
que de forma tan pausada como delicada,
se habían ido ausentando. 

Yo lo entendí y lo asumí sin problema alguno.
Después de haberme despedido de forma cordial,
regresé preocupado para preguntar. ¿Por qué no he sido informado
de que  abandonaban  la orquesta, violines, oboes y trompetas?
El director me contestó, ¿Pero usted no estaba a diario aquí?.

Ahora mientras guardo silencio,
escucho audiciones y obras maestras,
que como un eco, se agolpan en mi mente.
Ahora que no hay auditorio, en mi soledad,
aprendo a distinguir, trompetas y oboes, violines y arpas.

Voy visualizando quién lleva la melodía,
quién contesta y quién acompaña.
Voy entendiendo e interpretando
el lenguaje musical,
después del descanso entre tiempos.

Ahora ya podré implementar notas y musicalidad,
porque las entenderé.
También podré componer y leer partituras,
participando activamente en su interpretación,
tal y como corresponde a su autor.

Cuando un hombre está enamorado
y no sabe decirlo ni demostrarlo,
al final, pierde la carrera como el Galgo.
Así me pasó a mí.

Simplemente decir, que a veces los hombres,
nos olvidamos de la persona que dejamos en casa,
sacrificada, atareada y pensamos que siempre “sonará igual”.
Pido perdón por no saber conservar su confianza.

Fue muy bonita nuestra sinfonía, día a día, sentí que te quería.
Lo nuestro fue música con partitura 
y yo, algunas veces, he desafinado.

 

               

Pájaros bendecidos

Pajaros bendecidos

Por más que lo intento
no consigo ser feliz.
Cuando me digas vete de aquí,
todo se aclarará y empezará el sí.

Ésta es la vida que yo elegí.
Tengo amor, cariño y frenesí.
Ingredientes que hacen subir
la autoestima al sinfín.

¿Cuándo se va acabar
la apostasía de mi tristeza?
Soñaré con las calaveras del destierro
y el refugio del hálito de vida.

Son ramas del árbol caído
las que invaden mi camino,
no me dejan pasar,
entorpecen llegar a mi destino.

Volando vienen
los pájaros divinos,
limpian mi paso,
para hacerse sus nidos.

De dolor se retuerce mi interior,
cuando tú me dices adiós.
Millones de sentimientos vuelan
con los pájaros del amor..

  Tu cuerpo te pide sexo

20140222_133354

En una noche oscura
me invitas a copular,
te rechazo por impulsiva
por no sentirlo normal.

Te hablo con curiosidad
de tu anterior invitación.
No es afecto lo que quieres sentir,
sino placer en tu cuerpo.

El sexo se ha vulgarizado,
no se siente con amor.
Aquí te cojo a aquí te mato,
todo sirve por un placer carnal.

No se valora el sentimiento,
a los dos les da igual.
Hacen sexo sin sentir cariño,
ni afecto por amar. ¡Qué más da!

Esto es Sodoma y Gomorra,
alguien nos va a castigar.
Vendrá una ola de fuego
y… Todo cambiará.

    

       Claveles Blancos

Zigzagueando voy corriendo
para no dejarme alcanzar.
No quiero consumir drogas,
porque me persigue la cárcel,
el hospital y el más allá.

Qué pena da, sufrir la desgracia
de un familiar… Un amigo…
¡Todos en general!
Verlos tirados encima de los líquenes,
como colchón bueno para descansar.

Te gritan los sentimientos,
de todos que te quieren de verdad.
No escuchas lo que te dicen.
¡Te avisan del mal!
A ti, te da igual.

Te refugias en tu aislamiento,
andas vagando de aquí para allá,
no prosperas en tu recuperación,
no tienes vuelta atrás.
Tienes aspecto de acabar fatal.

La soledad que tú has elegido,
la empleas para hacerte perjuicio,
no te dejas ayudar para florecer.
Tu ánimo se marchita,
por la oscuridad del querer.

Nada se puede hacer
cuando no te dejas ayudar.
Todo lo vives mal,
sufres espasmos por la droga
y tu mala decisión.

Dedicado a un amigo que se fue,
porque él lo había decidido así.

 

Panamá antiguo

 

 

En la mesa de una terraza,
sentados vamos a cenar,
tenemos enfrente las playas,
de la bonita ciudad de Panamá.

Del Océano Pacifico
en el pueblo antiguo de Panamá,
sopla una suave brisa
que envuelve de hechizo el lugar.

Miro tus ojos…
Que me quieren hablar.
Escucho tus pensamientos,
que me susurran felicidad.

Tus gestos no me dan pistas
porque quieres disimular,
te hablo de las bondades del cielo
donde seguro irás a parar.

Maximiliano Kolbe te acogerá
y protegerá tu caminar.
¡No temas!
Por lo que te puedas encontrar.

No sé cómo encarar
la relación de amistad.
Tengo miedo a que venga una ola,
Y se te pueda llevar.

Quiero ser tu ancla,
junto a ti quiero estar.
No quiero moverme,
por si te vas.

     Funambulista

 

Quiero escribir pequeño
para ocultar mi timidez,
quiero decirte muchas cosas.
Son meditaciones que quiero ofrecerte,
para que sientas mi amor profundo.

Quiero que vueles
con las alas de la esperanza.
Me hundo en el pozo de tus sentimientos.
Me dejas aturdido, vacío,
con un duelo de sufrimiento.

Quiero subirme contigo
al tiovivo de la ilusión.
Quiero ser tu amigo fiel y decidido
que esté donde tú me esperas,
en el momento preciso.

No quiero ser un agujero negro,
donde no me puedas explorar.
Eres culta y maravillosa.
Quiero amarte y besarte
para que me ames y me beses ¡Tú más!

Soy un trashumante de la vida,
con el ego herido por la decepción.
No quiero ser insensible ni endemoniado.
Dignificaré mi persona,
para ser creíble y admirado.

Ando como un funambulista
sobre la cuerda floja del amor,
me muevo y me balanceo de miedo,
angustia y temor.
¡Así soy yo!

        Solo me siento

Quiero que me bese tu sonrisa
y los vientos acarreen mi dolor.
Quiero esperar con mi dicha,
que me entregues tu amor.

El sol se nubla sin remedio
cuando imploro tu decisión.
El blanco se convierte en negro,
el negro, lo tiñes del color de tu ilusión.

Solo quiero, que me cubras de tu aliento
y me arrastres con el celo de tu pasión.
Triste me sentiré, si te olvidas de tus promesas
y me dejas tirado, sin darme tu explicación.

Si estuvieses en lo alto de una montaña,
me pondría a herrar el mulo y ponerle su silla.
Andaría hacia arriba, noche y día sin descanso,
¡Para ver si te veía!

La nostalgia embarga el atardecer,
pues no tengo deseos por descansar.
Siento la desesperanza y la oscuridad.
Triste caminar, para no llegar a ningún lugar.

 

 

          Milagro de amor

 

Todo son impedimentos
para que te quiera yo.
Nadie podrá perturbarlo
hasta que baje Dios.

.Quiero hace una unión libre,
entre tú y yo.
Una forma de vivir a nuestro aire,
sin ataduras ni religión.

Con una mujer me encuentro,
descarriada por su destino,
se vende al mejor postor
con su cuerpo enfermizo.

Qué pena que tenga que prostituirse,
para dar de comer a sus hijos.
Nadie le ayuda a salir,
la sociedad esconde esto.

Hipócritas de nuevo testamento,
golpes sin dolor en el pecho.
Pasan a comulgar como si fuesen buenos,
cuando su moral es un desecho.

¿Les costaría mucho a los políticos,
dedicar un poco de lo que no les cuesta,
a erradicar el hambre y lo sucio?
Ellos solo piensan, en llevarse lo que no es suyo.

Algún día se hará el milagro,
de glorificar la tierra de todos.
Repartiendo la riqueza de este mundo, 
como buenos hermanos.