Los diez mandamientos de la ley de Dios

Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Tengo que sacarme un aguijón, que tengo clavado
en lo más profundo de mi corazón.
Cuando tenía once años, me dijeron que existía Dios.
Fui en su búsqueda a un seminario.
Allí me convencieron… Qué iluso y qué tierno.
Todos decían que Lo veían, pero todos miraban hacia el suelo.
Yo, también quería verlo, para adorarlo y quererlo.

No tomarás el nombre de Dios en vano.

Cuando se dan un golpe inesperado,
muchas personas mal recuerdan a Dios.
Eso es pecado por tomar el nombre
de nuestro Señor en vano.

Santificarás las fiestas.

Cuando se inicia el alba
un día de guardar,
se despierta mi cuerpo
pensando en oír misa y rezar.
Santificar la fiesta y descansar,
como buen católico, apostólico y romano.
En la Iglesia estamos cuatro, los demás,
ya no emplean tiempo en acompañarnos.
Ellos no piensan que están en pecado.

Honrarás a tu padre y a tu madre.

Todos los días me enfado
con mi padre, con mi madre o con mi hermano.
Por no obedecerlos, ¿Estoy en pecado?
Ellos me perdonan.
No creo en pecados.

No Matarás.

En la Iglesia nos dicen que matar es pecado,
yo lo corroboro y digo, también hacer daño.
Cuando hay guerras, la Iglesia se posiciona al lado del ganador,
aún sabiendo que han matado.
¿Cómo puede la Iglesia perdonarlos y no estar en pecado?
Alguien de la Iglesia tendría que explicarlo.
¡Para todos es pecado!.

No cometerás actos impuros.

La Iglesia nos condena con pecado
y nos dice sed puros y castos.
El sexo no es malo, pues lo ha hecho Dios para disfrutarlo.
La Iglesia nos impone reglas,
para bien usarlo y no caer en pecado.

No robarás.

La Iglesia nos enseña que robar es pecado.
Si lo hacemos, nos perdona con una penitencia.
Nos pregunta dónde lo hemos dejado,
para que demos una limosna, de lo robado.

No dirás falsos testimonios ni mentirás.

En este mundo cristiano,
hablar mal del prójimo es pecado.
Mentir es barato, pues las leyes de los jueces nos perdonan
si la usamos en defensa del juzgado.
La Iglesia nos castiga con pecado, 
lo que ellos llevan haciendo más hace 2.000 años.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

La Iglesia nos castiga con pecado,
por desear en solitario,
disfrutar de un buen rato.
Muchos curas no dan ejemplo,
ni se confiesan por miedo a declararlo.

10º No codiciarás los bienes ajenos.

La Iglesia nos castiga con pecado,
por querer tener bienes ajenos a nuestro recaudo.
Ellos tienen,
una inmensa fortuna de bienes ajenos
y no es pecado.

Esta es la forma de ver,
los diez mandamientos de la Ley de Dios,
por un decepcionado por la Iglesia.

Anuncios

Un comentario en “

  1. Tu dices tudo, por isto non me gusta os padres de iglesias, elles non según OS ENSINAMENTOS QUE NOSTRO HERMANO MAYOR JESUS CRISTO, NOS ENSEÑA ES AMAR O PRÓXIMO CÓMO A TI MISMO, HACE CARIEDAD SIN INTERESE DE NADIE. O CRISTIANISMO SE DESVIO DE LA CARIEDAD, DO AMOR.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s