No siento rencor

Qué triste cuando en el albor del día,
veo acabarse la esperanza del regreso,
de esos vientos enredosos de amor,
que en otro momento vinieron.

Nunca pensé que sintiera rencor,
por haber incumplido las promesas,
que en un tiempo cercano me ofreciste
y de tu boca salió la oferta del compromiso.

Siento como una voz interior,
me dice con satisfacción,
que hoy tu espíritu ha regresado,
con la valija llena de promesas de amor.

Cuando regreses de tu tránsito,
no hallarás vestigios del pasado.
Al tiempo se helaron en silencio,
y tus besos se han borrado.

Ahora me despierto,
con sudores teñidos de color.
Te he sentido muy cerca en mis sueños,
sueños bendecidos de amor.

Para ahogar tus ambiciones,
te regalaré un mundo de amor,
aunque no es suficiente antídoto,
ya que en tu corazón bruno, no germinó.

Tus ojos iridiscentes,
traspasan mi corazón.
Ojalá algún día te repita,
lo mucho que anhelo de nuevo, tu amor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s