Pasearé mi tristeza

Quiero compartir la llave de tu corazón,
para poder abrirlo, cuando decidamos tú o yo.
Cuidaré de él, como si fuese el mío propio.
Cuando se está enamorado, uno se siente dichoso.

Quiero despertar tu libido,
en tu mente perezosa.
Quiero conseguir que te excites,
para verte y sentirte más hermosa.

No quiero verte, como mi diosa asexuada,
que nunca rompe al placer, por causas extrañas.
Qué realidad es, sentir desgraciar la esperanza,
si no quiere la mujer… Nada de nada.

Pasearé mis tristezas, sin saber qué hacer,
tengo una confusión grande, que me invade.
No sé qué hacer para completar mi felicidad,
ya he intentado todo, lo que yo sé.

Te quiero pedir ayuda, para conseguir calma,
para no equivocarme y razonar mi marcha.
No puedo aguantar, lo mucho que me machacas,
por eso y mucho más, te digo hasta aquí y basta.

Te deseo lo mejor y que todo te huela a rosas,
a mí me dejas las espinas del dolor y la llorona.
No sé si voy a dejar de sentir, por todo el mal
que tú me hiciste, ahora no tengo por quien sufrir.

He sentido una experiencia más,
que tardaré en olvidar de mi mente.
No sé hasta cuándo durará mi tormento,
porque si dura mucho, me quitaré de en medio.

 

Anuncios

        En una nube rosa

Quiero verte feliz
y elevarte hasta una nube rosa.
Quiero contigo sentir,
el placer de tu ilusión, en la nebulosa.

Tengo que darme cuenta,
de lo mucho que tú vales.
No tengo otra alternativa,
que perseverar en mis valores.

No quiero que te avergüences,
de los malos hábitos de lo perdido.
No quiero que te enfríes nunca,
porque yo, te deseo contigo.

Algo tengo que pensar hacer,
para enamorarte locamente.
Quiero raptar tu alma buena
y encontrar el beneficio de tu suerte.

Quiero convertirme en tu “rano” verde
y cantarte lo que tú te mereces.
Solo hablarte, de amor y sentimientos,
sabiendo, que tus deseos esperan ese momento.

Como flor que se marchita al tiempo,
yo quiero salvar tu lozanía indemne ,
estar pendiente de tu felicidad
y encontrar tus amores para siempre.

Mientras tenga sentimientos,
mi corazón no cesará de palpitar,
porque tú eres mi energía,
mi alegría y mi amor de verdad.

         Orante ante mi Lararium

Postrado ante mi Lararium,
le pido a Dios que me bendiga,
que me dé fuerzas para llegar,
a mi sacralizado destino, que es amar.

No quiero que el tiempo pase sin más,
ni tampoco, que me digas basta ya.
Te fuiste de mi vera, dejando la casa vacía,
yo no pensaba, que tu decisión fuese maldita.

Estoy solo y me atormenta mi soledad,
porque alguien que me amaba, decidió marchar.
Mis pensamientos solo son campanadas,
de muchos recuerdos, en época de felicidad.

Cuando pienso en tu profunda mirada,
el mundo me da vueltas sin parar.
No sé qué pensar de todo este mal pasar,
pero algo me dice, que tú estarás acá.

No tengas pena por lo que pasó entre nosotros,
recuerda lo mucho bueno y salta lo malo.
Me vienen pensamientos mudos sin valor,
que no traspasan ni el alma, ni el corazón.

Es difícil entender la mente humana,
cuando sin saber el motivo, se desbarata.
Si un día encuentras la razón por azar,
descúbrela para todos los demás.

Cuando pienso en el futuro,
me retuerzo de dolor mental.
Tengo querencia para mirar
con amor, hacia donde tú estás.

 

   Estoy intranquilo

Tengo el alma intranquila,
porque te siento próxima.
No concibo nada mejor en esta vida,
que tener los afectos, unidos contigo.

Eres una persona singular,
llena de implicación pícara.
Sé a lo que quieres aspirar,
y yo, te lo puedo otorgar.

Los encantos que desprendes,
son de muy alta consideración.
Te tengo una gran admiración,
que me arrastra a declararte mi amor.

Las cosas no son fáciles en este mundo.
Exige mucha tolerancia y sacrificio,
mucho amor y querer estar contigo.
Dejo un sentir, para verlo y no tocarlo.

Cuántos secretos de amor,
nosotros hemos compartido.
Esos que siempre ponderábamos
y que nunca saldrían de nuestro idilio.

No me gustaría, que en nada quedasen,
los abrazos y los besos, las promesas
y los recuerdos, que un día compartimos.
Quiero que en mi memoria, estén siempre vivos.

No supe el mal que hace un fracaso,
hasta que no lo sufrí en mi destino.
Nunca lo deseo en mi pensamiento,
porque no quiero morir de sufrimiento.

 

               La maroma

Libre te quiero ver, porque tú vuelas alto.
Te diriges hasta la estrella más brillante,
del firmamento que te has creado.
Sola vives tú y a quien has dejado.

En mi euforia, besarte quería
con mi pensamiento y el tuyo.
Desearía que hacia ti vaya mi alma,
alegrando mi corazón con tu sonrisa.

En mis sentimientos albergo,
todo lo que soy y todo lo que tengo.
No quiero sentirme como el árbol seco,
que por más que lo riego, no reverdezco.

No voy a tener en cuenta lo que me duele,
lo que me pone fatal, lo que me entristece.
Soy humano y como tal, mi corazón sufre
por el amor que me das, en tu sentir perenne.

No tuve conciencia en ningún momento,
de lo importante que eras para mi corazón.
Tengo que ser generoso en los sentimientos
y dichoso, cuando se está dispuesto al amor.

Amor endulzado con tus deseos de pasión,
esos que hablan sin voz y me lo dicen todo.
Tendré en consideración tus gestos de amor
y cariño, que demuestras solo para mí.

Tengo el paso durmiente sin quebrar,
y quiero por él, pasar en busca de mi felicidad.
Estoy ansioso, por beber del manantial de amor
que tú tienes y que yo anhelo, sin más dilación.

 

      Los querubines

Cuando siento nubarrones,
con rayos y truenos,
presiento que la lluvia,
aparecerá por momentos.

No te adornes con palabras,
que solamente dicen mentira.
Porque denotan tu falsedad,
por la forma en que me miras.

Sabia luz, cuando me alumbran
tus rayos del bien cambiar.
Ahora veo tus ojos claros del renacer,
que me indican donde está tu querer.

Tu alma se torna oscura,
por las sombras del atardecer.
Ya no calientas mi cuerpo
y sí, mi decisión de amarte.

En mi corazón tengo un portal,
donde quiero que nazca mi sentimiento
y que tú lo acunes, con amor y deseo.
Los querubines, tocan las trompetas de recreo.

Ellos me acompañan, en este momento de amor,
porque ha ido bien el alumbramiento.
Tengo máximo gozo, dentro de mi corazón
y soy feliz , porque veo mi sueño cumplido.

Tengo fe en mi caminar,
ese, que día a día hago al andar.
Encontré la otra media concha,
que un día se perdió en el mar.

Los querubines me cantan la gloria,
que yo te quiero regalar.
Porque sintiendo lo que siento,
no hay mejor ser a quien amar.

 

     Eres mi diosa

En una noche clara y con luna llena,
te acabo de conocer, en una bonita fiesta.
Nos presenta un camarada de los dos
y surge la esperanza, de nuestros deseos.

Nada es igual, a como yo lo imaginé,
sin esperarlo, superas con crecer el bien,
Después de una sosegada meditación,
me decido a declararte, todo mi amor.

Qué felicidad siento de verme junto a ti,
espero por mucho tiempo, a ti cumplir.
Era, a lo que yo aspiraba sin complejos,
ni tampoco con el mal del frenesí.

Deseo llamar tu atención
y disfrutar contigo, del amor
que tanto busqué durante años.
Me propongo hacerte feliz y lo malo, olvidarlo.

Eres la diosa para mí, que siempre soñé
y yo, seré tu gloria, allá donde estés.
Me haces muy feliz y con ganas de vivir,
porque no conozco a nadie, que se asemeje a ti.

Nuestro romance, es propio de dos enamorados,
que quieren llegar al final y sentir lo que soñamos.
No me voy a arrepentir, porque sé hasta dónde llegamos,
nuestra distancia es corta y nunca nos separamos.

Es bonito, cuando se inicia una relación de amor
y es más bonito, cuando estalla esa nueva ilusión.
No hay nada que yo me pueda replantear,
que no sea convivir contigo y una vida soñar…

 

   Observando el crepúsculo

Soy un hombre, que en el crepúsculo,
a veces, sueño despierto
que tengo el alma sirvienta
y el corazón en dos abierto.

El latrocinio de tu corazón,
se ha convertido en una ilusión,
que me hace feliz por amor.
Esperaré el descuido y será mío.

Me cuesta pensar, ¡Qué dirás amor!,
si ves cómo me lo llevo, sin pedirte permiso.
Santificaré mis actos, para pedir tu perdón,
después te amaré, hasta perder la razón.

Siento, que después de una barrabasada,
estoy enamorado como nunca lo estuve.
Tu corazón está llorando, porque siente,
que soy tu paño de lágrimas y tu consuelo.

Amor presente, amor duradero,
amor que tiene como bandera, ser sincero.
Mucho disfrutamos, en forma de amor nuevo,
que deseo sea, la fuerza de nuestro proyecto.

Tengo que recuperar mi alma santa,
para sujetar permanentemente tus sueños.
No quiero que al fin todo se pierda,
por no entender lo mucho que te quiero.

Qué feliz seré, al despertar y tenerte conmigo.
Nunca pude pensar, que después del delito,
no tuviese castigo y sintieras mi amor.
Qué dicha siento, al estar de acuerdo los dos.

 

       La condena de unos padres


Siento condenación por los traficantes,
que comercian con los jinchos ignorantes.
No hay nada peor que les pueda suceder,
que engancharse a los narcóticos por placer.

Nunca me arrepentiré al decir,
que las drogas deberían desaparecer.
No traen nada bueno, salvo la muerte.
No soy nadie, para culpar al frustrado.

Es difícil entender en esta vida pasajera,
al que se va de este mundo, por querer.
Pero los motivos sin saber, los pone él
y cuando se quiere dar cuenta… Es tarde.

Qué bonita es la vida, si se sabe entender.
La salud, el amor, la familia y hasta la condena
de ganarse el pan con el sudor de la frente.
Nada es igualable a vivir todo esto, con placer.

¿Cómo te puedes arrepentir de haber nacido,
si tus padres se han desvivido por criarte?.
Qué mal pago les das, al verte enfermo,
ellos quieren recuperarte y que seas bueno.

Uno de los peores dolores
que pueden sentir los padres,
es ver a su hijo en estado lamentable,
por querer huir de su zozobra y no culparle.

Señor, ayúdale a salir de esos malos tiempos,
para que llegue a sentir la esperanza y no el miedo.
No se puede perder un muchacho joven, por no atenderlo
y menos, sentir siempre el reconcome, de la pena por no hacerlo.

    Sueños divididos

No quiero que se extingan
mis sentimientos de amar,
ni tampoco quiero que la luna,
deje de llorar por mi fragilidad.

Tengo sueños divididos,
que me impiden despertar,
porque cada vez que los vivo,
siento un éxtasis de felicidad.

El amor que yo siento,
es puro y con verdad.
Tú sabes que te quiero
y que siempre me tendrás.

No quiero que tengas dudas,
aunque yo seguiré igual de obstinado.
No quisiera nunca acabar nuestro tiempo
y con amor, siempre estar a tu lado.

La soledad obligada es mala
y peor, si proviene de una traición.
¿Por qué me dejaste, sin yo hacerte daño,
si tú sabías, que aún sentías mi amor?.

Yo lo intenté,
por dejar en paz mis sentimientos.
Nunca pensé,
que tus modales fueran esos.

Eso nunca lo entenderé,
por más tiempo que pase.
Quisiera saber tus razones,
pero solo tengo tus callares.