Arrepentido

Se me olvidó decirle adiós,
por lo alocado de salir corriendo.
Quise regresar al poco tiempo,
pero no encontré el momento.

Todo en mí se volvió nublado,
al pensar en lo mal hecho.
Cuando pasado un rato pienso en ella,
me doy cuenta que sí la quiero.

Tiré arena para cegar sus ojos,
intentando destrozar su alma.
A veces, tengo pensamientos perversos,
que me transportan hasta el alba.

Doloroso es para un hombre, 
que lo deje una mujer por malo.
Tanto tienes, tanto vales, cuando
no sirve la riqueza, en la otra parte.

Nunca sabré, si los dedos de mi mano
sabrán acariciar su piel con esplendidez
y si mis labios la sabrán besar y darle placer,
para no decirme adiós y empezarme a querer.

Si yo pudiera meterme en su conciencia,
lloraría de lamentos por mi mal comportamiento.
¡Cariño! Cariño mío, me siento apesadumbrado.
Por dónde vas, quiero besar tus pisadas arrepentido.

Imaginé lo que no ocurrió, salvo en mi cabeza.
Mis pensamientos se turbaron en celos malos.
Me hicieron suponer, lo que yo quise ver sin razón de ser,
pues esa mujer, siempre me quiso querer.

 

Anuncios

2 comentarios en “

  1. Hoy se cumple un mes de su ùltimo poema.
    Ha cerrado usted su blog ?
    Como lectora me agradarìa saber si va a continuar o no , para no volver a entrar en el segjndo caso.
    Espero contestaciòn. GRACIAS de antemano por su amabilidad para con nosotros sus lectores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s