Pensamientos de amor

Siento brotar la ilusión en mi ser, 
como las flores retoñan en primavera.
Quiero que no se marchiten al final de la estación
y perduren años y años, mientras tenga memoria.

Fue en el ágora de mi pueblo,
donde di rienda suelta a mis deseos.
Te complací raudo con un ósculo,
pues tú, también me declaraste tus anhelos.

En la fuente de los siete caños,
pido mi deseo de predilección.
Al final de una novena se hizo el milagro
y respondiste con todo tu amor.

Solo tú mueves mis sentimientos,
al verte bailar como las llamas del fuego.
Qué bonita sensación la que yo siento,
cuando tus movimientos, encienden mis deseos.

Amor, te quiero tanto, 
que convulsas mis deseos
cuando lanzo los tejos a tu corazón.
Tú me los devuelves, envueltos en pasión.

Como una nube con prisas,
descargaste con brío tu sentir.
Te abrazaré con la fuerza del cariño
y que Dios decida nuestro fin.

Se van a terminar mis días
y no quiero alimentar tu adiós.
Siento perder el tiempo regalado,
cuando me haces falta por amor.

Anuncios

3 comentarios en “

  1. Tus deseos son cumplidos. Me parece que has mejorado bastante. Una lástima que el que mejora sea Aquilino, el que pone sentimiento en el escrito sea Aquilino, y que el verdadero autor, no sienta nada similar, creo que el inventor de Aquilino no tiene sentimientos, o los tiene tan ocultos y encerrados que no se atreve a sacarlos a la luz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s